EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
14 de febrero de 2018 / 01:51 p.m.

Cuando vi el Querétaro vs Tigres pensé que no podía haber nada peor, pero parece que el equipo de Tuca Ferretti pudo superarse e hizo el pésimo juego frente a Lobos BUAP. Y hay que decir algo: el resultado no tiene nada que ver, pudo haber ganado, pero jugando así es muy molesto para el espectador.

Con respecto al partido frente al América solo hubo un cambio: Ismael Sosa, que no había sido convocado para el juego anterior, fue titular en el lugar de Enner Valencia. Lucas Zelarayán no fue convocado, seguramente Ricardo Ferretti pretendía tener mucho más juego por la banda derecha enfrentando a Olvera, algo que no pudo suceder.

l equipo casi nunca pudo conectarse, y al minuto 20, de forma irresponsable, Rafael Carioca hace una entrada muy mala en mediocampo, en una zona donde no había ningún peligro, y vio la tarjeta roja. El ajuste del equipo fue dejar el 3-4-3 inicial para poner a Juninho como contención junto a Jesús Dueñas.

La forma en que se planteó el partido era la correcta, tratar de tener la iniciativa con el balón pero no se notó que ofensivamente eso tuviera un orden o equilibrio marcado, ni con 11 ni con 10. Lobos constantemente estuvo en campo rival, tratando de ahogar a Tigres desde la presión. La cifra final de posesión fue de 63% para el equipo local, e insisto: tiene mucho que ver con que Rafael Carioca fue expulsado al minuto 20.

En todo el partido Tigres no pudo tirar ni una sola vez al arco, hubo ocho disparos, pero ninguno tenía dirección de gol. Lobos tiró en 11 ocasiones, tres de ellas con iban a portería y fueron detenidos por Nahuel Guzmán.

Hubo un momento donde parecía que el equipo Tigres se rindió, Alberto Acosta era el jugador más activo por la banda izquierda, Ferretti lo sacó para poner a Meza con la intención total de defender, y el ataque iba a ser solo mediante contragolpes, pelotazos y este tipo de cosas desagradables que Tigres no acostumbra hacer, pero que las circunstancias lo fueron orillando.

Fue un partido muy desagradable, los últimos 20 minutos el partido se rompió y parecía ping-pong por parte de Tigres. Pelotazos, correr dos contra cinco y desastres que no deberían volver a pasar. ¿Fue culpa de Carioca que este juego haya terminado así?

Coméntamelo en Twitter: @edutorresr