AP
26 de febrero de 2018 / 09:00 a.m.

ROMA.- Una tormenta proveniente del Ártico apodada “La Bestia del Este” estableció temperaturas récord en gran parte de Europa el lunes y trajo consigo una inusual tormenta de nieve a Roma, paralizando la ciudad y ofreciendo a los habitantes la rara oportunidad de esquiar, deslizarse en trineos y hacer muñecos de nieve en sus famosos parques y plazas.

Los servicios de tren, avión y autobús de Roma quedaron paralizados y la agencia de protección civil de Italia incluso movilizó al ejército para ayudar a limpiar las calles cubiertas de aguanieve, ya que la ciudad acostumbrada a los inviernos suaves estaba cubierta por una gruesa capa de nieve.

"¡Hermoso, hermoso!", dijo Ginevra Sciurpa, quien se puso un sombrero de piel y una gruesa bufanda para desafiar el inusual frío. “Aunque ya no soy una niña, el entusiasmo por la nieve sigue siendo el mismo. Siempre es hermosa y, sobre todo, no tuve que ir a trabajar”.

En otro lugar, la tormenta causó temperaturas peligrosamente bajas: los meteorólogos en Alemania informaron un mínimo histórico de -27 grados Centígrados (-16.6 Fahrenheit) en la montaña Zugspitze en los Alpes. Moscú también registró su noche más fría este invierno, con el mercurio cayendo a casi -20 C (-4 F) el domingo por la noche.

Los médicos en Gran Bretaña advirtieron que el ya saturado Servicio Nacional de Salud podría tener problemas para lidiar con pacientes adicionales afectados por los días de vientos fríos y fuertes.

En Roma solo hubo unos pocos centímetros de nieve, pero fue suficiente para cerrar las escuelas.

El clima mediterráneo de Roma y la proximidad al mar suelen dar como resultado inviernos amables, de modo que los restaurantes a menudo mantienen los asientos al aire libre abiertos, aunque con calentadores.

La alcaldesa romana Virginia Raggi firmó una ordenanza el domingo por la noche decretando el cierre de escuelas públicas como precaución, y muchos centros públicos hicieron lo mismo.



dezr