MILENIO DIGITAL
12 de octubre de 2017 / 11:30 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- La dueña del Colegio Enrique Rébsamen, Mónica García, es inocente de los derrumbes en el plantel durante el sismo de magnitud 7.1 del 19 de septiembre, pues ella no construyó los edificios, dijo su abogado, Javier Coello.

“La conclusión con pruebas es que el edificio, la escuela primaria y los dos edificios que se cayeron, fueron construidos en 1983, quienes eran los dueños de la escuela eran la mamá y el papá, ella lo recibe como herencia”, dijo el abogado en entrevista.

Explicó que esos edificios fueron construidos en 1983 y que había “autorización para construir dos departamentos”, donde la dueña del colegio y su familia vivían. “El permiso de 1983 es para la primaria y para los dos edificios y fue la fecha en que se construyó”.

Aseguró que tras el sismo de 8.2 del 7 de septiembre, la inspectora escolar ordenó revisar los edificios y no se detectó que hubiera algún daño en su estructura.

“Los edificios, por lógica, resintieron los terremotos del 85 y todos los que ha habido; el 7 de septiembre un director de Obra va y revisa la escuela porque la inspectora no autorizaba que hubiera clases, no encontraron nada, estaba completita la escuela”, afirmó.

Dijo que el plantel tiene todos los documentos en reglas, incluyendo el Programa Interno de Protección Civil, el cual “se presentó en junio de 2017, la carpeta es amplísima, trae la introducción, el marco jurídico, el programa de protección civil, viene por dónde salir, por dónde evacuar”. 

El abogado afirmó que “la autoridad confunde las cosas” al abrir una investigación por un permiso de uso de suelo en el predio de Tamboreo 19, donde está el edificio de la secundaria, el cual se terminó de construir en 2004.

Explicó que Mónica García contrató a un gestor de la delegación para tramitar los permisos de uso de suelo y que no fue hasta que necesitó una copia certificada que se dio cuenta que éste era falso.

“El papá va a la delegación y le dice no hija este documento es falso, le dan parte al Invea, ahí comienza la carpeta de investigación”, dijo.

El abogado dijo que si hay un responsable, éste debe de ser sancionado, pero pidió no politizar el caso con el fin de satisfacer la sed de venganza de la sociedad.


mmr